Sabotaje Gnóstico del libro de la Revelación

Publicado: 12/04/2021 en Gnosis

En el año 2012 y con motivo del MEME del fin del mundo del calendario Maya, John Lash grabó una serie de diez audios con el título de este ensayo. La serie quedó incompleta, pero revelaba de manera muy precisa como los Telestai de las Escuelas de los Misterios, tuvieron acceso, de alguna manera, al autor del libro de la Revelación y pudieron insertar su propio mensaje encriptado para el momento profético del “fin de los días”. El contenido de esos audios fue analizado y discutido por un pequeño grupo de individuos entre los que yo mismo formaba parte.

Mi colega VV publicó un ensayo titulado “Magia y contra-magia”, en enero del 2013

Remito al lector a ese escrito para tener un contexto de lo que explicaré aquí y resaltaré los últimos tres párrafos que quedaron escritos como pista para los futuros “gnósticos” que accedieran a ese escrito. Uno de ellos forma parte del capítulo 13 del libro de la Revelación y es una frase controvertida ya que se ha utilizado durante años para remarcar ciertas fantasías o MEME’s sobre las implicaciones de la “tecnología” en el “final de los tiempos”, anunciado en ese texto bíblico y que estamos viviendo actualmente en esta década del siglo XXI.

La Humanidad empoderada con la “contra-magia animal” que nos ofrece el planeta, Gaia, es la verdadera bestia bíblica (*), que derrotará al sistema, ¿eso nos convierte a unos y otros en “satan”? O ¿simplemente en adversarios?

He aquí la “sabiduría” (Sophia). El que el que posea “conocimiento” (Noun- Gnosis) calcule el número de la bestia. Pues es número “humano” (Anthropou) y su número es “seiscientos tres veintenas y seis”.

En esa frase mágica (plena de símbología), subyace codificado un mensaje, que ha persistido durante siglos y que solo será reconocible por “Aquellos que tengan un propósito…

La frase aquí expuesta lleva incluida la traducción de tres palabras clave: Sophia, Gnosis y Anthropos (humanidad). La marca de la bestia, el número 666, es el símbolo que se ha utilizado para crear los MEME’s mencionados anteriormente. Por ejemplo se ha dicho que los códigos de barras son la “marca de la bestia”, por llevar incluido ese número. Un MEME que sigue corriendo actualmente y que muchos aseguran que los humanos seremos marcados con un código de barras, para poder “comprar o vender”, etc…Sobre ese tema habría que analizar a fondo el contexto de lo escrito en la Revelación, capítulo 13:17:

y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.” (Biblia reina Varela)

Las interpretaciones que podemos encontrar hoy en día son diversas pero todas van en la misma dirección: utilizan la cábala hebrea para descifrar ese número aplicándolo a cientos de nombres de personajes o situaciones. Alabo a la gente que pierde su tiempo en ese tipo de “cábalas”, pero los gnósticos sabemos que esas frases “insertadas”, en el libro de la revelación eran un mensaje encriptado destinado a ser resuelto por los Telestai del futuro, los Gnósticos Modernos, y que estos deberían mostrarlo al resto de la humanidad en los días del “fin de los tiempos”.

Hace tan solo un día que John a publicado un audio en su canal que retoma este tema para insistir en el verdadero mensaje gnóstico que quedó encriptado en ese capítulo de la Biblia. Pese a que en la serie de audios que he mencionado se analiza todo el capítulo completo, en este nuevo se enfatizan los versículos 17 y 18 en clave gnóstica y este ensayo analiza y remarca las claves que proporciona JLL.

¿Es la IA la marca de la bestia?

Llegados a este punto cabría hacerse esa pregunta. Los estudiosos de las conspiraciones así lo anuncian. Seremos marcados con un microchip, (antes código de barras), necesario para poder comprar y vender, para poder ser miembro de la sociedad distópica futura, o no tanto, ya que se está hablando sobre ello ahora mismo cuando se trata el tema de los “pasaportes sanitarios”. Pero este escrito no incidirá más de lo necesario en ello ya que lo que aquí se va a tratar es el significado “real”, la base gnóstica de esos versículos del libro de la Revelación.

Se puede afirmar que la tanto los códigos de barras como la IA, en forma de implantes nada tienen que ver con el número de la bestia. En primer lugar porque los versículos mencionados en el libro de la Revelación, han sido mal traducidos y por tanto malinterpretados. Es obvio que cuando se indica: “…calcule el número de la bestia porque es número humano…”, ya está aclarando que el número 666 es un número “humano”, en realidad Anthropou significa literalmente: Humanidad, por tanto corresponde a la especie humana, no a una bestia. Esa tergiversación de la frase bíblica es claramente una manipulación del mensaje que conlleva.

¿Nadie hasta ahora ha sido capaz de darse cuenta?

Solo hay que leer literalmente para conocer el mensaje tal cual, no es necesario especular sobre la frase ya de por sí explícita. Solo hay que traducir correctamente los tres términos clave indicados anteriormente para obtener el mensaje gnóstico original.

Veamos ahora los versículos 17 y 18 donde se especifica que nadie podrá “comprar” o “vender”, sin la marca de la bestia y menciona el número de la bestia. Para ello utilizaremos una de las traducciones interlineares entre el griego original y el inglés:

https://biblehub.com/interlinear/revelation/13.htm

Hay que tener en cuenta que el original griego, no era un griego académico, sino todo lo contrario era lengua vernácula, de la calle, con matices diferenciados. Por lo tanto muchos términos han sido traducidos erróneamente por los académicos y dos de ellos son; Comprar y Vender: Agorasai  y Polesai.

Curiosamente las dos palabras terminan en AI (IA), pero solo es una curiosidad añadida, sin pretensiones…

Agora proviene del griego ἀγορά y significa “asamblea” o “reunir”. Se designaba a las plazas de las “polis”, donde se reunían los ciudadanos. Debido a que esas plazas también se dedicaban al mercado, la traducción de los eruditos por “comprar”, es poco acertada, ya que en aquella época también se utilizaba para reuniones sociales o políticas. Por lo tanto se puede reemplazar por “reunirse” o estar juntos un grupo de personas.

Polesai, proviene del griego πωλῆσαι. Utiliza la letra omega en lugar de omicron para la “O”, lo cual tiene un significado especial ya que la palabra griega actual para vender utiliza la letra omicron, por lo tanto su traducción varía de forma significativa. Incluso en la traducción interlinear ya indica que probablemente signifique “barter” o “trueque”. Trueque es negociar o comerciar sin moneda a cambio, no explícitamente “vender”.

Por lo tanto la frase correcta de la versión interlinear debería ser:

y que nadie debería poder reunirse o comerciar (mediante trueque)  si no tiene la marca de la bestia, o el número, o el nombre de la misma.”

Algo diferente a lo que se ha venido diciendo hasta ahora, de que no se podría comprar o vender sin tener la marca (IA – IT) proporcionada por las autoridades. Está diciendo que no podrás reunirte o comerciar sin la marca de la “bestia”.

Toca reflexionar sobre esta última frase en contraste con la primera interpretación. Reunirse socialmente e intercambiar o comerciar, son actividades libres llevadas a cabo mediante acuerdos entre dos partes. Podemos reunirnos y comerciar sin dinero de por medio, podemos reunirnos siempre que seamos libres para hacerlo. Podemos efectuar trueques en los términos con los que llegamos a un acuerdo con otras personas que efectúan trueques. En resumen ese sistema es libre y abierto, está basado puramente en acuerdos voluntarios. Compáralo con el sistema llamado de la “bestia”, que no es libre, abierto y que se basa en la aprobación y permiso de las autoridades.

Y ahora mismo ya estamos comprobando que las autoridades no permiten a nadie reunirse o socializarse y claramente van por el camino de no dejar comprar o vender hasta que nos sometamos a su nuevo sistema de control.

La alternativa es reunirse y comerciar, pero,

¿Cómo cabría la posibilidad de hacer lo que algunas personas realmente cuerdas e inteligentes están buscando muy de cerca en estos días como una forma de salir de esta trampa?

¿Qué posibilidades existen para reunirse y comerciar libremente mediante acuerdos, tal como dice el libro de la Revelación?

¿Cómo podría ser posible si el resto del escenario no encaja?

Ni siquiera la bestia encaja con el resto del escenario. Mega Therion, la Gran Bestia de la Revelación no puede equivaler al seguimiento y control del sistema financiero de inteligencia artificial. Tan simple como que la IA, no es orgánica, tampoco está viva. La bestia es un animal vivo una “bestia viva”. Nosotros no somos androides operando bajo un sistema MS-DOS, tampoco la bestia es algo virtual. Utilizar ese argumento bíblico  como una profecía reveladora de lo que está ocurriendo hoy en día, el gran engaño y el final del juego impuesto hasta ahora, es totalmente erróneo.

Hay que dejar claro que  Mega Therion, la Gran Bestia es un poder anti IA, la Gran Bestia del libro de la Revelación es de hecho una fuerza que vencerá a la pesadilla de la IA-IT, no la realización de esa pesadilla. Si intentas derrotar al Gran Reset, ese es el hecho clave, el mensaje que nos llega a través del sabotaje gnóstico del libro de la Revelación.

Nota: Continuará en un próximo ensayo

Luna Nueva a la espera del nuevo ciclo de Mirita-Chinamasta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s